Cuentos Infantiles

Cuentos infantilesDescargar cuentos infantilesCuentos infantiles ilustradosCuentos virtualesAudiocuentos infantilesDibujos para colorear de cuentosVideocuentos infantilesCuentos infantiles por autores...


Encuentra el cuento que buscas


El duendecillo Simón el burlón

Autor: Merce Jou

Descargar en PDF

Había una vez un duendecillo llamado Simón de ojos saltones y nariz puntiaguda que tenía una terrible manía, se pasaba toooodo el día burlándose de los demás duendecillos del bosque.

- jajaja que orejas más grandes tienes - se reia del pobre Blas
- Hayyy - exclamaba Blas - no seas tan burlón !

- y mirate tu Juliana, tienes unas piernas que parecen de rana - continuaba Simón burlandose de todos sus compañeros entre sonoras carcajadas mientras los demás duendecillos le miraban con una mueca entre enfado y resignación. Tanto es así que ya le llamaban Simón el burlón.

Una mañana Simón decidió dar una vuelta por la pradera, saliendose del linde del bosque. Llevaba ya un buen rato andando entre la hierva alta del prado cuando de repente llegó a un camino y al final de éste vió una granja , "y si me acerco a fisgar a ver que veo ? "pensó atrevido y osado.

Dicho y hecho, todo decidido emprendió el camino hacia la granja. Al llegar a los límites de la granja y con mucho cuidado de no ser descubierto por los perros que dormitaban a los pies de un viejo olivo, se fue acercando más y más a la vieja casa. De repente un olor dulce y agradable le llegó a su puntiaguda nariz. "Mmmm que olor más rico "pensó, "tengo que saber de donde viene este olor tan estupendo ". Olfateando como un sabueso fue acercandose hasta una ventana donde pudo ver un enorme y jugoso bizcocho que reposaba en el dintel de la ventana, donde la buena granjera lo había puesto a enfriar despues de hornearlo.


Simón abrió sus saltones ojos como platos sintiendo como su boca se llenaba de saliva "tengo que incarle el diente a ese sabroso bizcocho ", pensó. Miró a su alrededor y viendo una vieja rama de arbol tirada en el suelo la agarró y poniendola apoyada en la pared escaló por ella hasta llegar al dintel de la ventana. Miró hacia todos lados para asegurarse que nadie lo veia y asomandose por la ventana vió que la cocina estaba vacía, no había nadie, "esta es la mia !! me voy a poner morado a bizcocho !! ", pensó mientras frotaba sus minúsculas manos. Sentandose al lado del bizcocho comenzó a cortar pequeños pedacitos de la masa del tierno manjar con sus manos mientras se los comía uno trás otro casi sin respirar "ohhh madre miaaaa que cosa más ricaaaaa "pensaba mientras engullía y engullía sin parar.

De repente miró hacia el suelo y vio unos negros y curiosos ojos que lo miraban. Era el viejo perro Boby, que sentado inmóvil como una estatua no le quitaba ojo de encima. "oh oh " pensó "¿ y ahora que hago ? ".

Una vieja y lista urraca estaba mirando la escena desde la higuera. De repente la urraca hizo un graznido y le gritó a Simón

- Te veo en apuros, ehhh ?
- hay amiga urraca - exclamó Simón - ayudame ! tengo que regresar al bosque y como baje de aquí seré la merienda de este sabueso !
- Hoy me pillas de buen humor - respondió la urraca - te ayudaré. Voy a posarme en el dintel de la ventana y vas a subirte encima de mi, pero tienes que ser rápido o el perro podría saltar y hacer un plato combinado con nosotros dos.

- De acuerdo ! - gritó Simón - poniendose de pie.

La urraca se dejó caer planeando hasta el dintel de la ventana y posándose rápidamente al lado de Simón le gritó

- Sube ! rápido !

Simón sintio que le costaba un poco moverse, sin saber muy bien porqué, pero estaba tan asustado que pegó un brinco sin pensarselo dos veces y sin apenas darse cuenta ya estaba sobrevolando el prado.

- Yujuuuuuuuuuu, que divertidooooo !!! grito estusiasmado mientras el viento casi le arranca su sombrero de la cabeza.

El llegar al bosque cerca de donde vivia Simón, la urraca se posó en el suelo

- ya puedes bajar, aquí ya estás seguro
- gracias amiga - respondió Simón - y nada más poner los pies en el suelo vió como la urraca se iba volando mientras gritaba
- Adiós pequeño aventurero ladronzuelo !!

Simón se dispuso a andar hasta su hogar cuando cayó de bruces hacia delante. Había comido tanto que tenía la barriga hinchada como un globo !. Como pudo se dió la vuelta quedandose panza arriba mientras se lamentaba

- Hay madre mia ! he comido tanto que no puedo moverme !

Y allí estaba Simón que parecía un escarabajo panza arriba con su enorme y abultada barrigota moviendo sus brazos y piernas muy cómicamente.

"Estando así no voy a poder andar "penso "así que lo mejor será que ruede hasta mi casa ". Y así fue como Simón comenzó a rodar lentamente en dirección a su diminuto poblado con sus casas constuidas en los troncos de los árboles, cuando llegando a una ligera pendiente comenzó a rodar más y más rápido. Simón veia todo dando vueltas

- Hay mamitaaaaaaa, que mareoooo - gritaba mientras bajaba pendiente abajo.

De repente algo frenó su caida, mirando aturdido vió que las piernas del viejo Tomás le habían detenido. Simón levantó la cabeza mirando alrededor y vió como todos los duendes del bosque, los cuales lo habían estado buscando, estaban junto a Tomás, mirandolo fijamente sin decir nada. De repente, una gran y estruendosa carcajada colectiva estalló en el bosque

- jajajajaja parece un globo ! - decía Blas
- miraló si parece que va a estallar !- se reia Juliana
- ¡ ya tenemos pelota para jugar al futbol ! - gritaban Pablito y Serafín

Todos los duendes estaban muriendose de risa hasta el punto de que muchos de ellos ya no podían más y se tiraban al suelo casi ahogandose de la risa.

Mientras tanto Simón los miraba a todos torciendo la boca y levantando las cejas mientras pensaba "que tontos..." y comenzaba a sentirse mal al ver que todos se burlaban de él. En ese momento Simón se dió cuenta de que eso era lo que él llevaba haciendo tanto tiempo, burlarse de sus amigos.

Mirandose su enooooorme barrigota durante unos segundos estalló también en una trementa carjadada

- Es verdad ! jajaja, parezco una enorme col con patas ! jajajaja.

Todos los duendes incluido Simón estuvieron un buen rato riendo hasta que ya no podían ver nada de tanto llorar de risa.

Desde ese día Simón ya no se burló más de sus amigos, porque se dió cuenta de qué se burlen de tí no es agradable y que lo mejor de todo no es reirte de tus amigos, si no reirte con ellos.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.



Leer Cuentos Infantiles

Aundiocuentos. Escuchar cuentos infantiles

Descargar cuentos infantiles



Cuentos ilustrados PDF

cuentos infantiles ilustrados

Siguenos en Google + Siguenos en Facebook




Juegos de cuentos

Cuentos para leer y escuchar

Dibujos para colorear cuentos

Fondo de pantalla de cuentos infantiles

Pekegifs.com



misjuegosparachicas.com

dibujoscolorearonline.com

Siguenos en Facebook Siguenos en Google + Siguenos en Twitter

Bookmark and Share


Cuentos de Navidad





www.cuentosinfantilesadormir.com | Contacto administrativo | Politica de Privacidad

Usamos cookies de terceros para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. ACEPTO Más información

Cuentos Infantiles