Cuentos Infantiles

Cuentos infantiles Cuentos clásicos Descargar cuentos infantilesCuentos infantiles ilustradosCuentos virtualesAudiocuentos infantilesVideocuentos infantilesFábulas


Encuentra el cuento que buscas


La boda de Hans

Autor: Hermanos Grimm

Descargar en PDF

Haba una vez un joven campesino llamado a Hans, cuyo to quiso encontrarle una esposa rica. l por lo tanto sent a Hans detrs de la estufa, la que estaba muy caliente. Entonces le trajo un vaso de leche y mucho pan blanco, le dio una brillante recin acuada moneda en su mano, y le dijo,

-"Hans, sostn esa moneda fuertemente, desmiga el pan blanco en la leche, y permanece donde ests, y no te muevas de este sitio antes de que yo vuelva."-

- "S,"- dijo Hans, -"har todo eso"-

Entonces el to se puso un viejo pantaln remendado con parches, fue a donde la hija de un campesino rico en el pueblo vecino, y le dijo,

-"No se casara usted con mi sobrino Hans?, usted conseguira a un hombre honesto y sensible que le satisfara."

El padre codicioso pregunt,

-"Cmo est l en cuanto a sus medios? Tiene pan para compartir?"-

-"Querido amigo,"- contest el to, -"mi sobrino joven tiene un asiento cmodo, un trozo agradable de dinero en la mano, y mucho pan para compartir, adems l tiene completamente tantos parches como tengo yo," (y al hablar, daba palmadas a los parches en su pantaln, pero en aquellos caseros, las parcelas de tierra eran tambin llamados "parches".) "Si usted sacara el rato para ir a casa conmigo, usted ver inmediatamente que todo es como le he dicho."-



Entonces el avaro padre no quiso perder esta buena oportunidad, y dijo,

-"Si as es el caso, no tengo nada ms que hablar para contradecir el matrimonio."-

As la boda fue celebrada durante el da designado, y cuando la joven esposa sali al aire libre para ver la propiedad del novio, Hans se quit su abrigo de domingo y se puso su vestido de trabajo remendado con parches y dijo,

-"Se me podra estropear mi abrigo bueno."-

Entonces ellos salieron juntos y dondequiera que una divisin viniera a la vista, o los campos y los prados se vieran separados el uno del otro, Hans sealaba con su dedo y luego daba palmadas a un parche grande o a uno pequeo que hubiera en su remiendo en su vestido de trabajo, y deca,

"Este parche es mo, y ese otro tambin, mi muy querida esposa, slo mralo,"- suponiendo as que su esposa no debera contemplar la amplia tierra, sino su ropa, la que s era realmente de su propiedad.


Y t lector, me preguntas:

-"De veras estuviste en la boda?",

-"S, por supuesto que estuve, y con traje completo. Mi sombrero era de nieve (por decir blanco), pero vino el sol y lo derriti. Mi abrigo era de telas de araa (por decir de finos hilos), pero tuve que pasar entre unas espinas y me lo rasgaron. Mi zapatos eran de cristal (por decir muy brillantes), y cuando tropec con una piedra, hicieron "clic" y se quebraron en dos."-

Leer Cuentos Infantiles

Aundiocuentos. Escuchar cuentos infantiles

Descargar cuentos infantiles



Cuentos ilustrados PDF

cuentos infantiles ilustrados

Siguenos en Google + Siguenos en Facebook




Autores de cuentos

Escuchar y leer cuentos

Juegos de cuentos

Colorear cuentos

Fondo de pantalla de cuentos infantiles



Pekegifs.com



misjuegosparachicas.com

dibujoscolorearonline.com

Siguenos en Facebook Siguenos en Google + Siguenos en Twitter

Bookmark and Share


Cuentos de Navidad





www.cuentosinfantilesadormir.com | Contacto administrativo | Politica de Privacidad

Usamos cookies de terceros para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. ACEPTO Más información

Cuentos Infantiles